Enlaces

Home
Reportajes
=> Reportaje 1
=> Reportaje 2
=> Reportaje 3
=> Reportaje 4
=> Reportaje 5
=> Reportaje 6
=> Cultura Pop
Biografias
Imágenes
Documentos
Estadísticas
Videos
Powerpoint
Descargas
Recomendación

Mozilla Firefox
Te recordamos que puedes navegar por el menú de arriba.
 
1.-Los factores transformadores de la sociedad feudal durante la época Tokugawa.


 

“Mitsuba aoi” (Tres Hojas de Malva Real), símbolo del clan Tokugawa

 


Un comodoro estadounidense bombardea un pueblo costero exigiendo la apertura económica del gobierno imperante; un emperador muere sin dejar heredero; un niño de 12 años es elegido para convertirse en el máximo regente del Imperio; el pueblo comienza a levantarse en armas… el lugar: Japón. Tras casi 700 años de gobierno el Imperio del Shogun se venía abajo: ¿Cómo llegamos a esto?

Para comprender el proceso histórico que nos lleva a estos hechos hemos de remontarnos al año 1192 d.C., año en el cual Minamoto no Yoritomo,  miembro del clan guerrero Minamoto, regresa del exilio impuesto por el Emperador debido al comportamiento de su padre hacia otro clan importante. Deshonrado, Yoritomo busca respaldo en una casa señorial y vuelve con un ejército que termina por derrotar al Emperador, estableciendo así el primer shogunato, llamado Kamakura, en el que él hacía la vez de Seii Taishōgun, o jefe de los samurai, el máximo poder militar. Este sería el primero de los tres shogunatos, o bakufu, que llegarían a controlar Japón.

Los años pasaron entre una y otra gobernación mientras el título de shogun seguía siendo lo mas preponderante dentro del gobierno japonés, y cambiaba por herencia junto a una serie de problemas políticos, hasta que llegamos al año 1598, año en que el shogun Toyotomi Hideyoshi se encuentra enfermo y su muerte es próxima, y además, su heredero es demasiado pequeño para gobernar y por lo tanto junta a los cinco daimyos más poderosos y decide que gobiernen compartidamente, pero como todos saben, una propuesta de esta clase era irrealizable y tras la muerte del emperador los cinco se dividen en dos bandos: por un lado se encontraba Tokugawa Ieyasu, el daimyo más poderoso para ese tiempo, y por el otro estaban los restantes cuatro. Durante un breve espacio de tiempo los poderes se estancaron hasta que uno de los cuatro, Maeda Toshiie, muere, y el poder de Ieyasu comienza a crecer pero aún quedan tres daimyos que se le oponen fervientemente, junto con otros tantos más pequeños quienes se alían formando el bloque occidental. El problema no podía terminar de otra manera, ya que los dos bloques se enfrentan en una batalla sin precedentes en la historia de Japón: la batalla de Sekigahara (21 de Octubre del 1600), en la cual la traición de algunos clanes junto con la gran fuerza del bloque oriental termina con un saldo de la mitad del bloque occidental muerto, la desaparición de 87 clanes y la reducción de 4 de ellos: el bloque oriental había ganado e Ieyasu se consolidaba como el Seii-taishogun (1603).

El nuevo clan regente adquirió gran poder durante ésta época. El Tokugawa desarrolló dos técnicas que ya se venían practicando hace unos años pero que perfeccionó en su poder: por una parte recluía al emperador a Kyoto, donde residía bajo la estricta vigilancia de un gobernador militar por lo que su cargo era estrictamente nominal, y por otra parte repartía el poder entre el shogunato y los distintos daimyos, los cuales ya no heredaban la gobernación sino que eran impuestos por el mismo shogun, asegurándose su lealtad bajo la amenaza que representaba el que toda la familia del daimyo residiera en la casa del shogun.

Ieyasu comienza una política cerrada de comercio, decide cerrarse frente a todo tipo de cultura extranjera que pudiera inmiscuirse dentro de su país, incluyendo la religión católica. De hecho implementa una política a la cual llamó Sakoku (“país en cadenas”), y bajo la cual nadie podía abandonar o ingresar al país so pena de muerte.

Además delimitó una sociedad absolutamente jerarquizada, la cual se dividía de la siguiente forma:

- Nobleza cortesana (Kuge).
- Nobleza feudal de residencia obligatoria (
Daimyo): el país está dividido en 279 feudos (Han), cuyos señores -los daimyo- ejercen el poder sobre el campesinado.
-Funcionarios y vasallos (
Samurai).
-
Comerciantes
.
-Pueblo campesino en su mayoría (Heimin).
-Parias (Eta, hinin).


El shogun además utilizó el budismo como medio de unificación, puesto que la religión se estaba extendiendo por el país. Sin embargo contaba con muchas amenazas por parte del cristianismo, el sintoísmo y otras tantas, que pidieron la protección del shogun a cambio de divinizarlo, e incluso crear un culto en torno a él, petición que sería bien aceptada y el origen del porqué Ieyasu tomó las decisiones de cerrar su país.

Ahora bien, como ya se dijo la sociedad de Japón se había delimitado como cerrada y así permaneció tranquilamente hasta el año 1825, bajo el gobierno del shogun Tokugawa Ienari, cuando emitió una orden para repeler las naves que trataban de entrar a Japón, sobre todo los balleneros que rondaban ya hace un tiempo. Este suceso marcaría el inicio de una mantenida lucha en la cual las fuerzas de occidente tratan de abrir a Japón, y este de permanecer tal cual es su tradición. Es bajo su gobierno cuando se destaca un personaje cuyas enseñanzas e ideas más tarde tendrán fuerte influencia: hablamos de Atsutane Hirata, quien con el propósito de purificar la religión sintoísta, la cual pese a las ideas de ser una religión aparte se había mezclado con el budismo, la fusionó con el cristianismo, lo cual modificó los pensamientos de todos sus seguidores pues los hizo cambiar del politeísmo al monoteísmo, lo que influiría más tarde en la adoración al Emperador.

Más tarde, durante el gobierno del shogun Tokugawa Ieyoshi, el último shogun que podemos considerar “tradicional”, se produce el acontecimiento que cambiaría totalmente con el gobierno de los shogunes. Ieyoshi, durante su gobierno, toma importantes decisiones en tratados consolidados con occidente abordando temas tales como el comercio y cultura, pero es en su último año de gobernación cuando recibe a Mathew Perry, un comodoro estadounidense quien no vacilaría en la misión que le habían encomendado: lograr la apertura del comercio en Japón.

Tras la muerte de Ieyoshi le sucede Tokugawa Iesada quien trata de negociar con el comodoro Perry quien al llegar con sus “barcos negros” provoca gran temor dentro de la sociedad japonesa, los que finalmente terminan cediendo a las exigencias de Estados Unidos debido a su superioridad naval, símbolo de gran poderío. Esto acaba con la política de Sakoku e inicia el Bakumatsu, o el declive de la época Tokugawa (1853-1867). Estados Unidos comienza a negociar abiertamente con Japón desde dos puertos en particular: el Hakodate y el Shimoda. Ésta relación comercial se legaliza con el Tratado de Kanagawa, firmado en 1854.

Más tarde este comodoro volvería con las exigencias por parte de Estados Unidos para poder conseguir la concesión de establecimientos extranjeros, territorios extras para ellos y mínimos impuestos a las importaciones de sus bienes, pese al desagrado de esto y tal como se proponía Estados Unidos, Japón termina cediendo por miedo a un ataque directo y se firma el Tratado de Harris, -amistad y comercio- en 1858. Como es de suponer, las demás potencias europeas no querían quedarse atrás por lo que algunas como Inglaterra, Francia o Rusia decidieron imitar a Estados Unidos y elaborar tratados con el País del Sol Naciente.

Es este año el shogun regente muere pero surge un dilema ¿quien será su sucesor?

Puesto que tenía incapacidades mentales no dio ningún sucesor, y entonces ¿quién sería el próximo shogun? Pues bien, Tokugawa Ieyasu pensando en problemas como este en los dos años que estuvo gobernando propuso tres cadenas de familia para que siempre hubiera alguien quien pudiera suceder el trono en caso de emergencia, en esta situación dos de las familias tenían hijos mayores pero el daimyō Tokugawa Narikatsu no, ellos tenían un heredero que tenía… 1 año, pues nació en 1846 y se designó heredero en 1847. Ya para el año que estamos viendo, 1858, rondaba los 12 años: ¿el resultado? Contando con 12 años de edad Tokugawa Iemoshi se convierte en el shogun y ha de enfrentar el mayor desorden que se había presentado en el Imperio desde el establecimiento de la época de los shogunes.

En el gobierno, Iemoshi también tuvo que soportar el movimiento Kobe Gattai (Unión de la Corte y el Shogunato), quienes frente al inminente quiebre de fuerzas por parte del shogun y el Emperador trataron de aliarlos mediante el matrimonio e hicieron que se casara con la Princesa Imperial Kazu no Miya Chikako, pero el shogun al igual que asumió prematuramente el poder, murió, y a la edad de 20 años deja nuevamente el poder sin herederos.

Junto a todo esto los humores exaltados del pueblo y de las clases gobernantes hacían estragos y dejaban el campo abierto para que cualquier suceso pudiera acaecer.


Economía durante el período Tokugawa

 

Desde la fundación del Shogunato Tokugawa se vio un marcado cambio en la economía de Japón, y esto ocurrió gracias a la unificación que llevó a cabo Ieyasu, lo que provocó que los territorios se encontraran más tranquilos y delimitados, en contraste con la época anterior a las guerras que le dieron la victoria sobre sus contrincantes, cuando Japón se veía muy desordenado, como una cantidad de pequeños reinos que continuamente rivalizaban por territorios en batallas y conflictos, por lo que el grueso de la población no podía concentrarse bien en la producción de materias primas. Por el contrario, después de la unificación, al volver la mayoría de los ciudadanos a los campos, hubo una considerable alza de la producción. Ahora bien, como es de conocimiento general, Japón siempre se ha destacado por su gran producción de arroz, debido al alza que se produjo en el período Tokugawa empezó a haber un gran excedente, lo que comenzó a utilizarse para hacer productos derivados del arroz, tales como el sake, que no es más que licor de arroz. Así también empezaron a abrir algunos puertos frente a la insistencia de parte de los extranjeros, como el de Nejima, cerca de Nagasaki, donde se comerciaba mayoritariamente con los holandeses, sin embargo fueron una minoría, obedeciendo la prohibición de abrirse completamente, ley que estableció Ieyasu como parte de sus primeras disposiciones (sakoku).

 

En esta época los problemas fundamentales eran dos. Por un lado el hecho de que Japón fuera mayoritariamente una nación agricultora, hacía que cada vez que hubieran malas cosechas (como en 1675, 1680 y 1732), el pueblo se viera envuelto en grandes problemas para comer y subsistir, lo que daría pie a varias rebeliones las cuales trataban de ser amainadas con algunas reformas que el shogunato decretaría, pero que de ninguna forma darían una solución concreta a sus problemas. En segundo lugar, al estar el Imperio dividido en gran cantidad de daimyos, los más grandes, como cabe esperarse siempre en situaciones así, formaban un monopolio, siempre ayudando así al shogunato, puesto que los más grandes obviamente tenían que ser aliados del jefe.

Así se desarrolló la economía durante estos años, pero nunca logro surgir más allá del país, ni tampoco remediar los problemas de los vasallos, la población en general, lo que desembocaría en los sucesos que se analizarán.
 
 

Integrantes del grupo. Curso 4°J

Pablo Anabalón. Antonio Catalán. Leonardo García. Carlos Vergara.
José Vivanco.

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=