Enlaces

Home
Reportajes
=> Reportaje 1
=> Reportaje 2
=> Reportaje 3
=> Reportaje 4
=> Reportaje 5
=> Reportaje 6
=> Cultura Pop
Biografias
Imágenes
Documentos
Estadísticas
Videos
Powerpoint
Descargas
Recomendación

Mozilla Firefox
Te recordamos que puedes navegar por el menú de arriba.
4.-La Guerra Ruso-Japonesa y sus consecuencias.


Batalla de Mukden, (21 de Febrero – 10 de Marzo de 1905)



Como veíamos anteriormente, la guerra de Japón con China promovió muchas diferencias en el lado oriental del planeta: por un lado, pese a que Corea llegaba a ser independiente, también sufría debido a que Japón estaba en una situación totalmente superior sobre cualquiera de los otros países de la región por haber obtenido todos aquellos tratados y acuerdos, y además gracias a la influencia nacionalista de los países occidentales. Además velaba por sus propios intereses y empobrecía la economía coreana. En contraparte, Rusia se veía amenazada debido a que Japón se hacía cada vez más con más territorio y China también se veía amenazada, lo que los llevo a hacer un tratado en 1896 en el cual se fijaba que el territorio de Manchuria podía ser ocupado por Rusia. Los rusos obviamente no tardaron en sacarle provecho a todo esto y lograron, para sorpresa de todos, quedarse con el sitio para ellos solos expulsando a los chinos. Ahora bien, cabe destacar que para este tiempo Corea, que se suponía un país independiente, seguía siendo en gran manera controlado por China y a la vez por Japón, y el que se expulsara a los chinos fue un vuelco grande que los mismos coreanos trataron de aprovechar para que las naciones que estaban interesados en el dominio de ellos se pusieran en contra, y como ya decíamos Japón solo velaba por ellos y los coreanos morían de hambre ya que el pueblo se empobrecía día a día, y esta era sin duda la oportunidad para cambiar el panorama y por ello Corea decide apoyar a Rusia, quedándose este país con el control de toda Manchuria (1902). Esta situación enardeció a los japoneses, ya que amenazaba sus propósitos económicos y políticos de expansión; asimismo Japón se ve amenazado pues este territorio también era considerado, al menos por ellos, como suyo, por lo que le pide serenamente a Rusia que se retire: ellos no dan respuesta y tratan de alargar el asunto, hasta que ya cansados el 6 de Febrero de 1904, Japón rompe relaciones.

Ahora veamos que pasaba con Rusia para que actuara de esta forma: primeramente Rusia en sus relaciones internas estaba sufriendo muchos cambios, los cimientos para lo que llegaría a ser la Revolución Rusa ya se estaban asentando en el pueblo desde hace años. Lenin ya estaba liderando a los bolcheviques, y los mencheviques se veían en franca oposición a los ideales de estos. El Zar se comenzaba a dar cuenta de que algo estaba ocurriendo pero calificaba a todas estas ideas de nuevo gobierno como "insensatos sueños de participación en asuntos de administración interna", con lo que demostraba su despreocupación al respecto. Los grandes imperios siempre han tenido una regla: los de afuera nunca deben ver lo de adentro, hay que fortalecer la imagen que se tiene del país en cuanto a las relaciones y decisiones que ellos toman, para demostrar que el país es fuerte y sigue siendo una potencia. Además cabe destacar que el emperador de Alemania, con quien tenía parentesco, lo instó a dejar en claro su posición imperialista en Asia, todo lo cual unido llevó a Rusia a hacer lo que hizo y con las consecuencias que más tarde veremos.

Después del quiebre de relaciones entre las dos potencias Japón fijó su objetivo: recuperar Port Arthur, al sur de Manchuria. El problema residía en que Rusia tenía una de sus dos bases justamente allí, sin embargo Japón contaba con su ejército que desde al menos una década estaba fortaleciendo, a la vez que la Armada Imperial Japonesa, gozosa de contar con uno de los acorazados más avanzados que había en oriente, en la noche del 7 al 8 de febrero de 1904 irrumpe en la costa de la base y abrió fuego contra todas las naves, logrando dar de baja a dos acorazados, para el amanecer del día siguiente (8 de Febrero) se comenzó a desarrollar la Batalla de Chemulpo, la cual en realidad no fue más que una serie de conversaciones en las que los japoneses le dieron un ultimátum a los rusos, quienes no cedieron, y tampoco actuaron, debido a no tener alguien que los encabezara (su capitán había muerto hace algún tiempo), por lo que finalmente unos decidieron dar batalla pero en aguas internacionales, los japoneses no los dejaron y los acribillaron, y en vista de esto las demás naves prefirieron desistir y los mismos marineros rusos sabotearon sus propias embarcaciones, llegando a sumar mas de 200 bajas para los rusos y ninguna japonesa.

Gracias a esto, ahora los japoneses podían utilizar Port Arthur para desembarcar sus tropas. Mandaron a cuatro ejércitos, quienes ocupan Corea y avanzan hasta el límite del territorio, donde se desarrolla la batalla del río Yalu, la primera en que las tropas terrestres rusas y japonesas se ven cara a cara. Los japoneses vencen, y si bien las bajas de los japoneses se ponen de manifiesto debido a sus continuos ataques a los fuertes rusos, finalmente terminan venciendo debido a la pasividad rusa.

Así también en el plano naval los japoneses triunfan eliminando todo intento ruso por escapar e imponiendo su supremacía, incluso frente a los esfuerzos de la marina rusa, finalmente después de la batalla de batalla de Liaoyang (24 de agosto - 5 de septiembre de 1904) los rusos se retiran a Shenyang, en el interior.

Así termina lo considerado como la primera parte de la guerra, Japón imponía superioridad y los rusos aparentemente no saben que hacer.

En las batallas de Siui Ju y Kinchao los japoneses vuelven a salir victoriosos presionando cada vez más a los rusos hacia el interior, impidiéndoles tener contacto con los refuerzos que supuestamente tendrían que llegar vía marítima, pero que en el caso de que llegaran serian recibidos por una corte de navíos nipones, la cual no les daría tregua alguna.

Como broche de oro, y para la absoluta ocupación por parte de Japón, los rusos caen en las masacres llevadas a cabo en Wafang y Liao Yang, reclamando Manchuria como japonesa y expulsando a los rusos en la Batalla de Mukden (21 de febrero-10 de marzo de 1905).

A pesar de la insistencia rusa por recuperar el territorio, Port Arthur se termina rindiendo en Febrero de 1905.

Pero Rusia no quería dar por perdida esta guerra aún, y en un último intento envió refuerzos para acabar con los japoneses de forma concluyente. Comandados por el almirante Zinovi Petrovich Rozhdestvenski, la flota del Báltico se dirige hacia Asia, y es en el transcurso de este viaje donde se desarrolla el incidente del Dogger Bank, cuando los rusos atacan a unos barcos ingleses pesqueros, lo cual en los años venideros y políticas internacionales entre estos dos países tendría algunas repercusiones, pero es tanto lo que se demoran las naves rusas que los japoneses deciden salir a su encuentro, propiciándose el encuentro de Tsushima, el 27 de mayo de 1905, donde a pesar de estar peor equipados (cabe destacar que en sus filas contaban con dos acorazados argentinos [el Mariano Moreno (renombrado Nisshin) y el Bernardino Rivadavia (renombrado Kasuga)], y un crucero chileno [crucero comprado a Chile: el "Esmeralda" (rebautizado "Idzumi")], los japoneses ganan gracias a las maniobras del  Almirante Togo en menos de dos días, y derrotan finalmente a los rusos, quienes finalmente piden la paz, al verse derrotados y, además, con demasiados problemas internos, ya que su propia revolución (la Revolución Rusa de 1905) ya había comenzado.

Tras lo cual se inician las negociaciones producto de que Japón también se encontraba cansado de tan arduas batallas, sumado a sus bajas que no fueron pocas, por lo cual en la Conferencia de Paz en Portsmouth (EE.UU.) el 5 de septiembre de 1905, donde mediaba el presidente de los Estados Unidos, país que ya se veía a si mismo como el gran mediador en los conflictos internacionales, Theodore Roosevelt.

Allí se concluyó lo siguiente:

-Rusia debe reconocer la preeminencia de los intereses del Japón en Corea

- se cede al vencedor (Japón) su arrendamiento de la península de Liaodong, su base de Port Arthur, el ferrocarril meridional de Manchuria y la mitad sur de la isla de Sajalín.

- Manchuria pasa nuevamente a ser de China.

- Japón pasaría a ser el protector de Corea y Manchuria meridional.

En fin, las consecuencias que tuvo para los dos países fueron bastantes:

Primeramente veremos que por el lado de Rusia ya se veía que la revolución se venía acercando y los intensos esfuerzos que el zar puso en ganar esta batalla remarca cuánto le importaba lo que pasaba en el interior de su país… nada; simplemente quería reafirmar su superioridad como potencia, no importándole qué sucediera con su propio pueblo, lo que dio pie para que todo el pueblo comenzara exigir reformas y para que los grupos más exaltados se agruparan bajo la cabeza de Lenin y diera comienzo a uno de los episodios más rememorados e importantes de la historia del mundo: la Revolución Rusa.

Ahora, en cuanto al tema principal, o sea Japón, basta con que nos pongamos en la situación: hace poco un país que aparentemente no era más importante que cualquiera de los demás orientales, ha hecho tratados con grandes imperios occidentales, se ha abierto al mundo, ha conquistado territorios, y ahora, nada más y nada menos, ganaba una guerra en la cual se había enfrentado a una de las potencias mas grandes que el mundo occidental había conocido hasta ese entonces. La importancia de Japón creció desmesuradamente, y ahora verdaderamente que comenzó a  ser tomada en serio en el mundo entero. Es más, Japón desde ese entonces se le empezó a llamar Dai-Nippon (Japón Imperial) como muestra de que era considerado verdaderamente un imperio. Todo los objetivos que Japón se había puesto para su primera etapa de reformación como imperio se habían cumplido, tenía soberanía sobre las islas adyacentes, tenía una influencia preponderante en la economía de su región, tenía una armada de temer, y el mismo occidente lo tomaba en cuenta y lo respetaba como uno más de ellos, tanto así que la misma Inglaterra, la nación más importante de ese tiempo se hizo su aliado, los tratados desiguales se habían acabado, y todo el mundo cuando miraba hacia oriente pensaba en el Imperio del Sol Naciente, el país donde se origina el sol.

De este modo Japón también comenzaba a acabar con la era Meiji, durante esta Japón había logrado renacer de un estado totalmente reformado e integrarse en pocos años al mundo coronándose como un imperio de marcada importancia, muy prontamente en los conflictos mundiales venideros todo lo que había hecho, su facilidad de progreso y renovación se vería puesto a prueba, pero eso es parte de otro capítulo de la historia a la cual nuestros pasos no llegan; si hay algo que se puede concluir de todo este proceso es que Japón había pasado por una revolución política, económica, social e industrial, serie de pruebas que lo convirtieron en una de las grandes potencias en la escena mundial, y aunque aún le quedaban muchas pruebas por superar, Japón siempre renació, tal como el sol lo hace cada mañana dentro de ellos y tal como llegaría a ser la gran potencia que es hoy. 


Integrantes del grupo. Curso 4°J

Pablo Anabalón. Antonio Catalán. Leonardo García. Carlos Vergara.
José Vivanco.

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=