Enlaces

Home
Reportajes
=> Reportaje 1
=> Reportaje 2
=> Reportaje 3
=> Reportaje 4
=> Reportaje 5
=> Reportaje 6
=> Cultura Pop
Biografias
Imágenes
Documentos
Estadísticas
Videos
Powerpoint
Descargas
Recomendación

Mozilla Firefox
Te recordamos que puedes navegar por el menú de arriba.

5.-“EL IMPERIALISMO DEL SOL NACIENTE”

En fin, mediante todo el anterior reportaje hemos podido apreciar como se produjo uno de los cambios más grandes que haya tenido que enfrentar Japón, exceptuando el renacer que se originó posterior al término de la Segunda Guerra Mundial; el país del Sol Naciente se enfrenta cara a cara con el otro mundo, un mundo nuevo y al parecer mejor que le muestra lo que ellos pueden llegar a ser si siguen su ejemplo; así el Japón feudal que se conoció durante siglos cambia en no más de 60 años a uno totalmente nuevo, abriéndose al mercado internacional, adoptando el capitalismo, convirtiéndose en poco tiempo en un país industrializado, adquiriendo una forma de organización política que le permitiera unir a todos los japoneses bajo una misma administración, y no es sólo eso, sino que significó un cambio total tanto en la sociedad (abolió el sistema de castas) como en la vida misma de cada japonés. En el desarrollo del informe se puede apreciar que Japón trató de copiar de las grandes potencias occidentales, como lo eran Alemania, Francia, e Inglaterra, sus mejores características e ideas, así como políticas y reglamentaciones, logrando mostrar al mundo un país nuevo que ya daba que hablar.

Consideremos por ejemplo el punto de su economía: al introducirse en el sistema capitalista un país oriental que apenas comenzaba a explorar el mundo que le abrían los occidentales, cabría esperar que poco a poco irían creciendo y tal vez quedarían siempre bajo las potencias occidentales, sin embargo veamos las cifras: en 1894 Japón contaba con una banca de 253 millones de yens (2,342 millones $USD), y solo unos años después, en 1903, esta cifra se había casi cuadriplicado, llegando a 887 millones de yens (8,211 millones $USD). Apoyándose mayoritariamente en el campo, Japón mostró ser un país con enorme potencialidad en el ámbito económico. Sin embargo, no contento con esto, comienza su expansionismo, justificado por la poca cantidad de materias primas que dan sus tierras. Este expansionismo, o imperialismo, se ve fuertemente propulsado tanto por un ejército poderoso (el cual es hecho en base tanto al ejercito alemán como al francés) que les permite ganar en batallas y grandes guerras demostrando su poder tanto naval como militar, y las ideologías nacionalistas que durante el intercambio con occidente tanta mella hicieron en los pensamientos de los nipones, de hecho esto daría pie a que se formara el Imperio de Japón (大日本帝国; Dai-Nippon [Gran Japón]/-Nihon Teikoku [Imperio de Japón], NACIÓN DEL GRAN JAPÓN), quienes bajo el pensamiento de una raza aria (pues este pensamiento llegó a Japón también influenciándolos acerca de hacerse superiores a las demás naciones) y de formar una unión asiática liderada por ellos, comienzan a conquistar tierras y anexar colonias, llegando a obtener Iwo Jima, Islas Ryukyu, Islas Kuriles y Karafuto en los siguientes 20 años, y, además, anexar a su dominación Jehol, Mongolia Interior, Taiwán, Corea del Sur, Islas Carolinas, Islas Marianas, Islas Marshall, Palau, Corea del Norte y Manchuria, todas las cuales les serían quitadas y repartidas entre otras naciones tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, con los trágicos sucesos acaecidos entre el 6 y el 9 de Agosto de 1945.

Asimismo, los pensamientos nacionalistas como ya se decía, se impregnaron en todo el pueblo. Recordemos que posterior a la reunificación Meiji, el pueblo, si bien es cierto que tenía una religión ya delimitada como nacional, poco o nada la respetaba, habiendo una gran influencia de religiones extranjeras, sobre todo chinas, tales como el confucianismo y el taoísmo, pero es con esta reunificación que el shinto vuelve a dar luz sobre el país, todo Japón se une bajo el camino de los dioses, y este cambia abruptamente confiriéndole un gran poder al Emperador, volviéndolo hijo de los dioses, y el poder máximo sobre todo Japón. Así la Nación del Gran Japón quedaba unida y dispuesta a mostrarle a todo el mundo su propio camino a seguir.

Es de destacar como lo que prontamente se vería en la historia este nuevo Japón, ya que cada paso que dieron, y cada decisión tomada por el Emperador como por sus consejeros, significaron grandes cosas en lo posterior. Si Japón no hubiese adoptado el capitalismo no hubiese tomado las decisiones que la llevarían a convertirse en la gran nación que se creció a principios del siglo XX, por lo que, al no tener necesidades expansionistas, no se habría inmiscuido en los conflictos territoriales evadiendo la primera guerra con China, por lo que no hubiera fortalecido su ejército de la manera en que lo hizo, buscando el ejemplo en occidente y adoptando sus ideas de nacionalismo y superioridad racial, transformándose en una nación fuertemente armada y concientizada, lo que le permitió, a su vez, anexar más territorios, los cuales les servirían económicamente, posicionándose entre las naciones más grandes y desarrolladas del mundo, y entrando a los dos conflictos que marcarían de forma profunda la historia universal: la Primera y la Segunda Guerra; es decir, todo lo que ocurriría en el futuro germina en estos sucesos de finales del siglo XIX, la caída de una era, el principio de otra, y el Japón que se enfrentaría a las más grandes pruebas de su historia.


Integrantes del grupo. Curso 4°J

Pablo Anabalón. Antonio Catalán. Leonardo García. Carlos Vergara.
José Vivanco.

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=